You are here
Home > SERIEmente > SERIEmente: Luther (2010)

SERIEmente: Luther (2010)

Alice: El universo no es malvado, John… sólo es indiferente. Lo que hice por ti me demostró algo. Algo que yo no había creído hasta este instante.

Luther: ¿Qué cosa?

Alice: Que tú eres el que tiene razón: Hay amor en el mundo.

(S01E05 – “Episode 1.5”)

 

DCI John Luther: asusta hasta dentro de su propia oficina.

La primera vez que me enganché con una serie detectivesca fue, sin duda, con Columbo (1971). Recuerdo un episodio en especial donde el perspicaz y atolondrado agente (interpretado de forma entrañable por Peter Falk) resolvía un difícil caso acudiendo solamente a su memoria fotográfica, lo que le permitió recordar un patrón de marcas en unas cajas apiladas en un depósito. Muchos años después, la inolvidable Fringe (2008) me hizo revivir ese extraño placer de intentar desentrañar ─y en lo posible, antes que los mismos protagonistas─ el cómo y el porqué de incontables hechos y sus trágicas consecuencias, casi siempre con el terrible precio de la desaparición de vidas humanas (y de unas cuantas manchas de sangre). Pero fue con Luther que por fin entendí que todo aquello de buscar pistas y resolver misterios se hallaba impreso, y muy adentro, en mi ADN.

John Luther (Idris Elba) es un detective particular. Ex-policía y una decepción para su padre, trabaja ahora en la Unidad de Delitos Graves de la policía londinense, donde su altísimo nivel de razonamiento lógico y su tenacidad lo colocan entre los mejores cuando de resolver casos se trata en ese departamento. Su pasividad relacionándose con los que le rodean choca con su robustez e intimidante corpulencia. Amable y educado, pero con unos impulsivos brotes de ira, sobre todo hacia objetos inanimados, lo aíslan aún más de sus más inmediatos colaboradores a excepción de su leal amigo, el agente Ian Reed (Steven Mackintosh), quien lo secunda en sus asignaciones. Está casado con Zoe (la adorable Indira Varma), una abogada humanitaria que lo conoció cuando ambos estudiaban en la universidad, y que a través de los años debe contemplar con agonía y resignación cómo el espíritu de su esposo se desvanece durante todo el tiempo que ha servido como gendarme de la ley. Y es que parece que Luther ha olvidado cómo separar su vida privada de sus responsabilidades en el cargo. Esto, y una serie de procedimientos muy particulares al momento de actuar en los casos en los que participa, le acarrean continuas suspensiones y lo etiquetan como un constante renegado ante las estrictas normas policiales, o ─dicho de otro modo─ como un terrible dolor de cabeza para sus jefes.

Alice y John. Si las miradas mataran… ¿quién caería primero?

Durante la primera temporada, Luther debe lidiar con un caso, en apariencia, sencillo. Un doble asesinato lo lleva a sospechar de la hija de las víctimas, pero toda su experiencia como policía y su intuición de sabueso chocan de frente con la avasallante personalidad de Alice Morgan (Ruth Wilson, sobresaliente en todos los sentidos), una ex-niña prodigio y talentosa astrofísica, cuya vena sociópata y narcisista la sitúa, a su modo de ver y de pensar, por encima del común de las personas. Luther no acierta a entender el móvil de Alice, ni es capaz tampoco de hallar pruebas de peso que la incriminen, lo que confunde su proceder y lo llevará, eventualmente, a una especie de “empatía tabú” con dicha antagonista, resultando en una de las alianzas más curiosas que he podido disfrutar en una serie. Para peor, el entorno marital de Luther se ve sacudido por la necesidad de su esposa Zoe de volver a encontrar lo que ha perdido con los años (en los brazos de un tercero), lo que convierte su agudo instinto en una suerte de tornado colosal, de pavorosas e imprevisibles consecuencias.

La serie, producida por la BBC, se mantuvo en el aire durante 4 temporadas, y verla resulta muy cómodo debido al breve número de episodios (seis en la primera y cuatro en las siguientes), aunque también es cierto que nos quedan unas ganas tremendas de más. En 2011, y gracias a su papel de John Luther, Idris Elba obtuvo el Globo de Oro como Mejor Actor en una Miniserie, lo que le valió el reconocimiento público ante la calidad de su trabajo. Tristemente, y como viene siendo el caso de algunas de mis series favoritas, Luther fue ─aparentemente─ dada por finalizada según palabras de su propio creador, Neil Cross, quien en un festival televisivo donde fue invitado, al consultársele sobre el futuro de la serie, dijo textualmente: “No hay ninguno. El show terminó. Idris, como tenía que ser, pasó a ser ahora una gran estrella de cine” (curiosamente, el actor ha expresado en varias oportunidades que, de ser por él, su papel continuaría, pues le divierte sobremanera interpretar al carismático detective); sin embargo, Cross no descartó que pudiera haber una película basada en Luther en algún momento, así como un spin-off centrado en el personaje de Alice Morgan. Mi apuesta ─muy personal─ es que la serie seguirá adelante mientras Idris Elba siga sintiéndose cómodo en la piel de Luther. De hecho, ya hay noticias sobre una Temporada 5, a estrenarse en algún momento de 2019. Mientras tanto, Cross publicó en 2012 una novela intitulada Luther: The Calling, una interesante precuela acerca de los acontecimientos que ocurren en la primera temporada.

Zoe y John. ¿Hay realmente amor aquí? Mira la serie y lo sabrás.

En mi opinión, lo que distingue a esta serie de otras de su tipo es el debate psicológico sostenido, la confrontación que mantiene Luther a nivel interno con la oscuridad de los crímenes que le toca investigar. Estos lo marcan de tal manera que su personaje termina siendo ─de un modo u otro─ una especie de maldición para aquellos que deja entrar, ocasionalmente, al resguardado fortín de su alma. No tiene paz sino por breves instantes, y la línea entre el bien y el mal se torna a menudo tan difusa que, repentinamente, puede hallarse en el extremo opuesto de lo que representa su rol para la sociedad. Es un ser atormentado por la intensa dedicación a su trabajo y por la incomprensión de sus semejantes, entre los que casi nunca encuentra apoyo. ¿Es quizás todo esto lo que le permite entender tan bien el proceder de sus rivales? Quién pudiera saberlo. En todo caso, Luther nos presenta a alguien tan vulnerable en sus ganas tremendas de conseguir aceptación sin tener que pagar el precio de dejar de ser él mismo, que nosotros, episodio tras episodio, no podemos sino guardarnos las ganas de abrirle nuestros brazos y dejarnos llevar por su carisma y su ─muy maltratada─ honestidad.

 

 

FICHA TÉCNICA: Luther (2010)

Creador: Neil Cross

Productores: Idris Elba, Philippa Giles, Leila Kirkpatrick

Género: Drama, policial, crimen, misterio

País de origen: Reino Unido

Temporadas: 4 (16 episodios, en curso)

Cadena emisora: BBC

Puntuación IMDb: 8,5 de 10

Top
A %d blogueros les gusta esto: